Observar

Ensayo por Olga Rodríguez
observar
verbo transitivo/verbo intransitivo
  1. 1.
    Mirar algo o a alguien con mucha atención y detenimiento para adquirir algún conocimiento sobre su comportamiento o sus características.

He decidido empezar con esta definición esta nueva entrada al blog en honor a mi casi-ya terminado TFG.

El objetivo de mi trabajo era el de analizar como nosotros, los individuos, nos desenvolvemos y relacionamos con el entorno, y como esta relación se ha visto afectada en las ciudades y por ello propongo una posible huida a un entorno más natural, donde creo que esta relación es mucho más fácil de establecer. Los ensayos que forman el proyecto han sido una mezcla de teorías, discursos, ensayos, opiniones y pensamientos de autores y artistas que o bien trabajaban/trabajan con la naturaleza como punto principal, por ejemplo Henry David Thoreau, escritor de libros como Walden o Caminar en los que reivindica la importancia de la naturaleza. También he hablado de Xavier Arenós, artista y profesor de la casa Massana quien propone una huida con solución en la naturaleza. Por otra parte he hablado de fotógrafos como Joan Fontcuberta, que habla del viraje de la fotografía debido a la era en la que vivimos, o Martín Parr, quien a partir de observar muestra cómo la gente se desenvuelve sin saber que están siendo ‘espiados.

Me gustaría la fotografía en esta ocasión hablar solamente de aquello que en mi proyecto ha tenido que ver con el hecho de observar, muy relacionado con la fotografía.

Como ya he dicho Joan Fontcuberta ha hablado mucho de un nuevo paradigma de la fotografía, que a causa de la inmediatez de la sociedad en la que vivimos pasa del esto a sido para documentar un hecho, al he estado allí, algo que se ve muy claro con el selfie con el que Fontcuberta ve la máxima expresión de este cambio. (FONTUCBERTA, Joan. La furia de las imágenes. Notas sobre la postfotografía. Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2016)

Tino Soriano, un fotógrafo catalán, cuenta en una entrevista que el 95% de las imágenes que vemos, están vacías, no tienen mensaje. Soriano refuerza la idea que sostiene este ensayo de que la gente no se detiene a observar. Es muy difícil negar que hoy en día nuestra relación con el entorno está en un punto muy bajo, y la fotografía, aunque pueda parecer que no, tiene mucho que ver. (Graffica.info [en línea] [consultado 20 abril 2019] Disponible en internet: http://www.graffica.info/tino-soriano-entrevista/)

En este cambio de paradigma en el que la fotografía pasa a ser comunicación, la gente que acude a distintos lugares solo se preocupa de fotografiarlos, sin fijarse siquiera en lo que les envuelve. Esta necesidad de inmediatez de la que hablamos, nos puede alejar del lugar y infundir el deseo de fotografiar e irnos, tal y como dice Augé que pasa en Los no lugares cuando habla de como han cambiado las ciudades y los que las transitan o incluso habitan.

Parece que este fotografiar por fotografiar es un hecho que podría estar más relacionado con el turismo, pero ahora se ha extrapolado a nuestra vida cotidiana en la que se fotografía por seguir la tendencia, una puesta de sol o nuestra comida, simplemente porque esta de moda. 

Esto ha llegado a un punto bastante alarmante. No solo se deja de lado el entorno en el que se toma la fotografía, sino que también se malmete el espacio como se puede ver en una cuenta de Instagram que denuncia este tipo de actos; @publiclandshateyou, que ante la inconsciencia de esa gente que no sabe respetar los lugares, muestra las consecuencias que LA FOTO puede llegar a tener en el entorno. Así que ya no es cuestión de que haya un grupo de gente que se haya olvidado de lo que es disfrutar de un paisaje, sino que ahora para conseguir la foto tienen que cargarse el entorno. 

Ante todo esto, ¿donde queda la naturaleza, si el ‘‘fotógrafo’’ ni siquiera para un segundo, antes o después de hacer la fotografía a ver lo que le está rodeando? 

Observar, eso es lo que hace Martín Parr, cámara en mano. Parr es un conocido fotógrafo inglés famoso por acercarnos, con sus obras, al estilo de vida más puro de la sociedad. Sus imágenes están llenas de humor y a la vez ironizan sobre cómo nos mostramos, que papel ocupamos o pretendemos ocupar en la sociedad y cómo nos desenvolvemos en el mundo cuando creemos que nadie nos ve, que es lo que quiere mostrar.

Siguiendo con esta manera de relacionarnos con el entorno mientras fotografiamos hay unos espacios clave que deben ser mencionados; los miradores, que tienden a ser lugar de estas fotografías de la inmediatez. Originalmente son espacios pensados para contemplar con mayor claridad un lugar, sus mejores vistas, pero con este cambio hacia una postfotografía, su función ha cambiado y han pasado a ser lugares con una función muy clara, el fotografiar.

Javier Barbadillo Salgado, un naturalista especializado en flora y interpretación del paisaje, reflexiona sobre este tipo de lugares. En este caso hace referencia al mirador del Gran Cañón del Colorado (EEUU), una mega construcción imponente de la que se ha tergiversado su función:

el mirador es espectacular y ofrece una carga de emoción añadida al pasear por esta plataforma imponente, pero la atención al paisaje se centra en ese mirador
(Elconfidencial.com [en línea] [consultado 28 abril 2019] Disponible en internet: http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2017-12-31/miradores-para-contemplar-el-paisaje-y-miradores-para-ser-admirados_1403714/)

Visto todo esto, el objetivo del proyecto era el de ver con mis propios ojos y documentar todo esto. Debía observar para poder opinar.

El mirador de Puiggraciós es compartido por varios municipios, uno de ellos Bigues i Riells (en el Vallés Oriental). En este lugar no se han creado grandes infraestructuras para observar el paisaje, es bastante modesto pero aún así, y sobre todo los fines de semana, hay mucha gente que va a pasear, o a hacer fotografías. Para este proyecto se ha observado el lugar, y la mayoría de las personas actúan de la misma forma: llegan al lugar, y sin mirar demasiado lo que les rodea, se hacen la foto (normalmente acompañados) y se largan, ni siquiera miran cual es el mejor lugar, o lo que se va a ver detrás de ellos. Fotografían sin más, fotografiar por fotografiar. Así que, este espacio, de alguna manera aleja aún más a los individuos de la naturaleza, únicamente les incita a tomar fotografías de ellos mismos como señal de que han estado allí, probablemente. Es curioso como la mayoría de estas personas no utilizan más que su teléfono móvil, ni les interesa el entorno ni el resultado final de la fotografía, todo cuanto más rápido mejor. 

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s