El curioso caso de Chaim Machlev, el chamán del tatuaje

ENSAYO por Sofía Kuznik

Durante el proceso de investigación para mi trabajo final de grado (TFG), centrado en el arte del tatuaje, me encuentro con un curioso caso, el artista tatuador Chaim Machlev.

Su forma de trabajar y de percibir el tatuaje son realmente una excepción en la industria actual. Ilusionada por haber descubierto un nuevo punto de vista me pregunto si en esta práctica ancestral ya todo está inventado.

Como soy una persona muy obsesionada por el tatuaje recuerdo que hace unos años encontré por internet unos tatuajes de Chaim, por ese entonces aún no sabía que de su obra se trataba, y era un diseño circular geométrico dividido entre los dos antebrazos de su portador que al juntar las palmas abiertas mirando hacia arriba en frente de su rostro formaban una sola unidad. De esta pieza me llamó la atención la precisión de las líneas y su complejidad, pero al mismo tiempo el tatuaje parecía como si hubiera sido hecho por una máquina especializada en geometría y trigonometría sobre el cuerpo voluminoso. Se conoce en el mundo del tatuaje que requiere mucho más esfuerzo y práctica para tatuar líneas rectas y geométricas que no ilustraciones libres.

Ahora que elegí a Chaim como uno de los artistas de estudio para mi trabajo sobre el arte del tatuaje actualmente descubro muchas más cosas, detalles sorprendentes, sobre sus comienzos como tatuador. Resulta que su biografía es muy diferente a todos los demás tatuadores profesionales conocidos. Empezó a tatuar a los 30 años, y este primer dato ya es de alguna manera extraño porque como en muchas artes y artesanías se habla de que ‘la práctica hace al maestro’ y que cuanto antes uno empiece a practicar este arte con rigor antes podrá ser un profesional. Para que un aprendiz de tatuaje pueda empezar a dar sus primeros pasos en los estudios se le exigen habilidades plásticas bien desarrolladas, sobretodo dibujo y pintura, y lo primero que piden es ver un portfolio artístico, en base al cual podrán aceptar o rechazar al aprendiz. El aspecto excepcional de la historia de Machlev, israelí de nacimiento y durante 14 años manager para una compañía dedicada a la tecnología, es que en solo 3 años consiguió abrir su propio estudio y además convertirse en uno de los tatuadores más reconocidos por su estilo y forma de trabajo.

A pesar de no tener un backgroud artístico, entre los años 2013 y 2014 el tatuador abre su propio taller en Berlín llamado DotsToLines bajo el cual realiza una gran diversidad de proyectos: tatuajes con un servicio especial para el cliente, diseño gráfico para eventos, fotografías, colaboraciones con empresas y exhibiciones de arte.

Es bastante única su forma de atender a los clientes a la hora de hacer tatuajes, su proceso no tiene nada que ver con la experiencia en un estudio de tatuaje de la esquina. Su lista de espera es de un par de años, de 1 a 3 concretamente y además es él mismo el que elije el tatuaje que se hará. Para Chaim el tatuaje es una experiencia espiritual y artística, nada que ver con el tipo de tatuajes que están de moda hoy en día los cuales imitan más los tatuajes de prisioneros soviéticos.

Visitando su portfolio en su página web me fijo en que ninguno de sus clientes tiene otros tatuajes en el cuerpo que no sean los de Chaim, y allí es donde me pregunto, ¿Es posible que sea un requisito no estar tatuado?, ¿Y si los clientes si están tatuados pero el artista decide remover los otros tatuajes digitalmente para que no le quiten protagonismo a su trabajo?, ¿Su lista de espera es tan larga y extensa que él mismo puede elegir a sus clientes como si fueran solo pieles y lienzos perfectos? Ni siquiera voy a preguntar o intentar buscar información sobre el precio que se paga por esta experiencia espiritual y tatuística que se puede recibir en DotsToLines porque puedo imaginarme que como mínimo será algún número de tres cifras.

chaim-machlev-2014-16Tatuaje de Chaim Machlev. 

Ahora bien, el caso de Chaim Machlev parece ser especialmente particular porque hizo algo bien para ser un tatuador reconocido y al contrario que sus compañeros, justamente no fue dibujar. Investigando su caso pienso en la importancia de un buen plan de marketing, algo que muy probablemente le dio ventaja a este artista en concreto. En un mercado saturado consiguió aportar algo nuevo, o por lo menos aparentemente lo es. Digamos que hoy en día lo es.

Otro aspecto que veo muy importante en su forma de proyectarse es elegir como target a un cliente elitista. Es decir, que dispone de las riquezas más grandes que son, tiempo y dinero.

Dando a saber que atiende solamente a un cliente por día, que tiene largas listas de espera y que el cliente deberá entregarse y confiar absolutamente en el artista sin tener idea de un diseño previo, Chaim se asegura una aura misteriosa, convirtiendo su trabajo en un tipo de servicio de lujo.

Sus proyectos dirigidos a un concreto tipo de cliente no terminan sólo en el tatuaje. Ya que en el año 2017 el tatuador colaboró con Mercedes-Benz creado un diseño exterior para uno de los modelos de coche. Mostrando así otra faceta de ser un tatuador que muestra su arte en más de un medio y de formas poco convencionales.

DotsToLines-Mercedes5-1400x934DotsToLines X Mercedes Benz.

La verdad es que por muy diferente que sea la idea de Chaim para mostrarse como tatuador es de los conceptos más antiguos del tatuaje. Las tribus maoris de Nueva Zelanda y los samoanos se tatuaban durante un rito. Los diseños más únicos y complejos estaban reservados para los miembros de las familias reales de las tribus, los tatuajes podían durar días y semanas. Era un proceso que trascendía el arte porque tenía también funciones espirituales. Y los tatuados por los pe’a (tatuadores hombres) y las malu (tatuadoras mujeres) eran una clientela realmente selecta.

Todas las modas vuelven. Así mismo en el tatuaje, que es un arte muy antiguo, que sepamos practicado por el ser humano desde el Neolítico, también reaparecen ciertos conceptos e ideales del pasado. Seguimos teniendo las mismas motivaciones por las cuales alteramos y adornamos nuestros cuerpos solo que ahora la espiritualidad se capitaliza.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s