La sangrienta Casa de Lars y como el final valió la pena

por Sofia Kuznik

Por alguna razón esperaba que el loco este tuviera una moral pero Jack mata por obsesión.– este fue el comentario de mi amigo H, con el que vi la película. Considerado cineasta y filósofo por los que le conocemos y debo advertir, amante de las películas de Lars von Trier.

La Casa de Jack, nueva película del director danés, Lars von Trier, estrenada en 2018 muestra la historia de un asesino y cinco crímenes de su elección aleatoria. Jack es un arquitecto, con mente fría y calculadora, quiere construir una casa. Es también un asesino en serie con un trastorno obsesivo compulsivo por la limpieza y el orden. El hombre es frío, calculador, antisocial, seguro de si mismo, y extremadamente inteligente o con mucha suerte, ya que siempre consigue salirse con la suya.

El primer diálogo transcurre acompañado de una pantalla en negro, se oye una conversación con un sonido de agua fluyendo de fondo, la cual se entrelaza con los asesinatos que nos muestra el protagonista. Una voz sabia le hace preguntas a Jack, sin juzgarlo, sobre porqué ha cometido estos crímenes, sobre lo que significa para él el arte y la belleza.

Yo entendí que estaba hablando con la muerte, además, la muerte le dice a Jack que siempre ha estado con él.– Esta es la interpretación de H acerca de la primera escena.

Pues yo desde el principio pensé que era el barquero, Caronte, que transporta a las almas de los difuntos hacia el más allá. ¿Oíste el agua de fondo?– respondí.

El principio de la película ya nos insinúa la inspiración para esta historia, la Divina Comedia de Dante, con la misma escena se cerrará el círculo, lo cual a lo mejor resulta innecesario ya que durante las siguientes 2 horas y media seremos bombardeados con imágenes que recuerdan algo así como el infierno.

Nauseabundo, desagradable, grotesco y sangriento. Imágenes y escenas con intención de crear impacto, que debían reflejar la esencia más violenta y desquiciada del ser humano, y lo hacen. Si el espectador es lo suficientemente inteligente para entender el mensaje de Lars, estás imágenes, algunas imposibles de ver, podrían habernos sido ahorradas, ya que su impacto gráfico no siempre aporta un contenido relevante.

A mi no me molestó el baño de sangre, ¿Sabes que escena me atrapó? Cuando Jack le muestra a la chica a la cual matará que está sola en el mundo, como todos lo estamos. A pesar de que ella grite por ayuda, con lo cuál para reforzar su punto, Jack le ayuda, y de que él mismo admita sus planes de asesino a la policía, los cuales no le dan ninguna importancia, la sociedad nos demuestra que estamos en un lugar de huérfanos.– apunta H.

lars-von-trier-img-0Imagen: IFC Films

Es una combinación complicada porque el director nos aporta una compleja lección sobre el ser humano y de alguna manera sobre el director mismo. Lars von Trier utiliza al personaje de Jack para hablar sobre y desde si mismo.

Jack y el barquero, en la película Verge, comparten un diálogo el cual se entrelaza entre los asesinatos de Jack, los cuales él le explica a su guía. El principal hilo de discusión es el arte, la creación y la belleza unas palabras contrastantes con la imágenes que vemos en pantalla. Por un lado tenemos a Jack, a Lars, que a través de ideas filosóficas, intenta dar explicaciones a sus controversias con un tono de comedia negra.

Primero, cuando Verge le pregunta a Jack porqué mata solo a mujeres y niños, Jack, es decir, Lars, le responde que porque son débiles y son víctimas fáciles, aunque después añade que mata a hombres también. La cuestión es que por algún motivo parece que sus 5 asesinatos aleatorios por mostrar son justo mujeres y niños, y eso es un mensaje, no es ninguna novedad que al director se le haya acusado de misógino más de una vez. Esta cuestión y muchas otras más intenta discutirle Jack al barquero.

Jack necesita matar para sentir un alivio, para dejar de sufrir, de la misma manera el director necesita crear, arte y belleza. Vemos como entiende Lars el proceso interior de crear, es una obsesión. Si algo hay que admirar de La Casa de Jack es sin duda la cinematografía, la cual mejora cada vez que nos vamos acercando al final, al infierno. La película es una pequeña gran clase sobre como crear imágenes, ambientes acompañados de la mejor música para transportarnos al inframundo, a los Círculos del Infierno de Dante. Las imágenes se convierten en pinturas en movimiento, un momento para disfrutarlo.

Jack buscaba la belleza absoluta en el asesinato, el arte de matar, y yo lo encontró en esta interpretación visual del infierno de Lars.– me cuenta H atando cabos.

La película tiene unos planos y escenografías pintorescas, grotescas y algo repulsivas al mismo tiempo. Este poquito de belleza es muy escaso y por eso tan valioso, el director solo nos regala unos últimos minutos de su película para deleitarnos con sus fotografías.

Tenemos una discusión sobre el arte, una discusión moral también, sobre el bien y el mal.

Esperaba de alguna manera que el loco este tuviera algo de merito al haber transgredido la moral convencional y en sus intereses en busca de la belleza en el arte. Pensé que debería estar muy por encima del bien y el mal, pero al final la muerte nunca le concedió ningún triunfo, simplemente era un psicópata y se fue al infierno, por lo menos pudo construir su p*** casa al final. H ya llevaba un buen rato con ganas de decir su parte.

Parece que Jack es un sociópata el cual no sabe como comportarse, casi no parecía humano. Tenía esta necesidad de estudiar las emociones y sentimientos, como si él no las experimentara o lo hiciera de alguna otra manera. Le resultaba ajeno el comportamiento considerado normal del ser humano, su necesidad era otra, llegar al clímax, construir su casa, satisfacer su necesidad de matar y por ende crear. Encontraba en el arte la expresión máxima de la belleza.

¿A lo mejor debíamos odiar a Jack?, ¿A lo mejor a pesar de su humor negro y papel de protagonista, es normal que deseemos que caiga en el infierno?– le pregunto a H con la esperanza de que esté de acuerdo conmigo en esto.

Lars von Trier nos deja con muchas ideas complejas sobre las que divagar, al igual que con un sabor de boca mezclado, entre sangre, cadáveres, arte y belleza cinematográfica.

The-House-That-Jack-Built-2-1920x1122Imagen: IFC Films

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s