I’m from the internet

por Berta Esteve Marcó

 

Uno de los lugares en el que paso más tiempo es en internet. Muchas veces me encuentro que me he metido bien adentro en los momentos más inadecuados. Posponiendo todo tipo de proyectos a nivel académico y personal, mientras su fecha de entrega se acerca o bien simplemente gastando un tiempo que a mi parecer y al de muchos podría estar mejor invertido saliendo de casa y tomando el aire. Aunque sea para ir a tomar unas birras que acaben siendo demasiadas y me lleven al mismo punto de partida, posponer mis responsabilidades.

El estigma de la “pérdida de tiempo” en internet o lo que llamamos procrastination – dilación o morosidad en cristiano si lo buscamos en un diccionario (online por supuesto)- es algo que se ha dado por hecho en los tiempos que corren. Idea extendida por las generaciones anteriores, ésas a las que les ha llegado internet una vez adentradas en la juventud/adultez, los “puretas” o como querais llamarlos. El problema está en que la idea se arraiga y se extiende, relacionamos el tiempo pasado en la red como una pérdida de tiempo en su mayoría. O eso es lo que he experimentado yo misma, recientemente empezando a dejar de fustigarme tanto por ser una “vaga”.

Comunidades de práctica y patriotismo cibernauta

Es gracioso pensar en todo el tiempo que me he castigado por un aparente ocio en la red. Sí que es verdad que las horas pasan como minutos y que es una fantástica herramienta para la evasión. Pero es un error no considerarlo parte del proceso de aprendizaje, no tener en cuenta que supone un gran pilar formativo.

La verdad es que un alto porcentaje de lo que consumo en internet invita a reflexionar sobre sucesos sociales, inquietudes personales y fenómenos de actualidad. Ésta misma reflexión surge de un vídeo del canal de Youtube PBS Idea Channel [1]. Mike Rugnetta – el presentador del canal – postea nuevo contenido cada miércoles, contenido que reflexiona sobre las conexiones entre fenómenos pertenecientes a la cultura popular, la tecnología y el arte.

A pesar de haber mucha información analítica de los sucesos actuales, y más en concreto de lo que pasa en internet, debo decir que es más difícil encontrar reflexiones interseccionales. Me atrae en especial la conexión de ideas aún no exploradas, que permiten poner sobre la mesa aquello suficientemente actual que no ha podido ser investigado en profundidad por el momento.

El vídeo en sí lanza una idea: ¿Hay dialectos de internet?

Porque sí, paso mucho tiempo en internet y me considero una usuaria activa a nivel informativo y lúdico. Y este hecho me despierta un sentimiento de pertenencia, un patriotismo extraño que ha surgido en mí durante algún momento de la última década. De dónde soy? De Barcelona. Pero también soy de internet, y en concreto de los lugares por los que me muevo.

Rugnetta habla sobre todo del lenguaje. De distintos modos de expresarse comparándolo a un dialecto con su propio acento, vocabulario y construcción de contenido según el tipo de usuario que seas. Internet no es un lugar en sí mismo pero funciona como tal. Cada uno de los lugares que lo componen tiene sus peculiaridades y distintas formas de expresión. Del mismo modo que hay diferencias lingüísticas entre España y Colombia, las hay de expresión escrita y gráfica entre Instagram y Facebook o Twitter y Whatsapp. Y nosotros, como usuarios, nos adaptamos a cada uno de los códigos pertenecientes a cada uno de ellos. Por supuesto no es tan sencillo como eso, ya que estos dialectos se entrelazan entre sí. Sentimos más afinidad con unos que otros (por ejemplo, yo soy más de Tumblr que de Facebook, y no uso Twitter). Y a su vez van  estrechamente ligados a lo que llamamos comunidades de práctica (estudiadas por Etienne Wenger) [2] .

Una comunidad de práctica es un grupo de personas que comparten intereses y profundizan su conocimiento y experiencia a través de una interacción que fortalece sus relaciones. Aunque Wenger aplique esta terminología para el estudio del género y sus actividades performativas, encontramos que casa perfectamente con las comunidades cibernéticas. Las plataformas que usas dicen de ti, y aún más de qué modo las usas y en qué subsectores de éstas te mueves. En conclusión, qué haces, cómo lo haces, con quién lo haces y de qué modo eso se expresa lingüísticamente, emocionalmente, moralmente e humorísticamente dice mucho de quién eres, además de formar parte de tu crecimiento y aprendizaje.

Ser una mierda, encontrar otras mierdas y aprender de estas mierdas

Hablando de un modo más personal: mis comunidades de práctica, lo que éstas me han enseñado y cómo ha impactado en mi vida comienzan en lo que sería la cultura Tumblr.

A pesar de que me mueva por distintas plataformas y lugares de internet adaptándome a cada una de ellas, a nivel de identidad me identifico con esta red social, que tiene unas características muy distintivas. Características formales y morales, que no sólo se manifiestan en mis prácticas virtuales sino que también se han infiltrado en mi modo de pensar general y mis interacciones cotidianas.

Tumblr se distingue, más que por su formato o uso concreto, por el perfil de sus usuarios. Una vez la web ha madurado con el paso del tiempo y se ha consolidado un estilo expresivo y de contenido, se ha multiplicado para pasar a formar parte de otras plataformas. Podemos hablar del sector Tumblr de Instagram, por ejemplo.

Ví un vídeo de la Youtuber Ter [3] en el que hacía un tutorial humorístico de cómo usar Tumblr, y hacía una pequeña definición del usuario estándar de la web:

“ ser una persona deprimida y torturada por la vida que se odia a sí misma, pero al mismo tiempo es súper narcisista […] esa dualidad le hace estar en conflicto constante”

Por supuesto es una exageración auto crítica y satírica, pero que no está totalmente alejada de la realidad. En Tumblr se valora la sensibilidad, la crítica social, la constante reflexión personal. Todo esto proveniente de una comunidad predominantemente LGBT, con algún tipo de enfermedad mental o “struggling with mental health”, PoC… etc.

Todo lo anterior implica que sea un espacio en el que se compartan cantidades masivas de información de actualidad, sobre todo si afectan a minorías y no llegan a los medios. Es habitual encontrar posts de usuarios que reflexionan sobre sus luchas diarias, que compartan experiencias que consideran importantes de visibilizar y haya un consenso común de que lo que es coherente, es una mentalidad abierta y progresista. A causa de eso nos encontramos que en comparación de las otras plataformas se encuentra un nivel más bajo de bullying o trolling, y en el caso que suceda la comunidad hace constancia de la actitud problemática hasta neutralizarla. El abuso es detectado y confrontado.

Si mezclas todo lo anterior con un compromiso muy profundo con el empoderamiento y un narcisismo de diva, aparece un contenido lleno de humor que reflexiona sobre la incongruencia de uno mismo, así como un intensivo análisis y crítica social que surge de una constante producción de contenido sobre TODO lo que pasa.

Así que, aunque esté hablando de mi caso particular, en internet hay cultura que nos afecta a cada uno de nosotros. Que impacta en nuestras vidas y a la de la gente con la que la compartimos. Ha llegado a ser un elemento fundamental de la sociedad que se tendría que tratar con la misma importancia que tiene para las personas. Tomando consciencia de la importancia educativa que ha tenido hasta ahora, y comprendiendo también que a medida que pase el tiempo su peso sólo hará que aumentar.  

Especial mención al contenido de autor de los siguientes administradores de memes, que aparte de haber consolidado mi comunidad de práctica han creado una nueva corriente de memes feministas interseccionales: @scariest_bug_ever, @gothshakira, @witchmemes, @snakelively y @problematicqueer (todos en Instagram).  

 

 

[1] Are There Internet Dialects? | Idea Channel | PBS Digital Studios [Internet]. YouTube. 2017 [cited 9 March 2017]. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=SDPasRas5u0&t=309s

[2] Communities of practice: where language, gender and power all live. (1992). 1st ed. [ebook] Berkeley: Moonwoomon eds., pp.2-5. Available at: http://web.stanford.edu/~eckert/PDF/Communitiesof.pdf [Accessed 12 May 2017].

[3] CÓMO USAR TUMBLR: TUTORIAL | TER [Internet]. YouTube. 2017 [cited 8 April 2017]. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=OSblrWL71K8&t=150s

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s