Gestos iconoclastas, imágenes heterodoxas

Por Rosa Sánchez

 

¿Os habéis sentido alguna vez como en la gloria? Así me sentí yo, valga la paradoja, al visitar la exposición Gestos iconoclastas, Imágenes Heterodoxas en Caixa Forum Barcelona.

El comisario, Carlos Martín, con el título ya da una pista de su enfoque del tema: la iconoclastia como una forma visible de mostrar la discrepancia con la doctrina aceptada por la mayor parte del grupo, es decir, una forma de heterodoxia.

Como persona adoctrinada en la fe cristiana, asocié automáticamente la felicidad con el cielo, ese elemento del imaginario católico que encarna dicho estado. “Estoy en la gloria” escribí en un Wasapp e inmediatamente me di cuenta de la contradicción. ¿Cómo voy a sentirme “en el cielo” contemplando obras que lo critican? Pues por eso mismo, por ver ese despliegue crítico a la manipulación interesada de lo bueno y lo malo. Y porque esa manipulación lo que pretende y consigue es doblegar a la gente a la obediencia a un credo, como el credo neoliberal por ejemplo.

La estrategia crítica de Martín es una selección de imágenes que muestran la ambigüedad del gesto iconoclasta que construye a la vez que desconstruye dejando expuesta la manipulación.

¿Qué es lo que impugna Martín y cualquier iconoclasta? No está negando el poder de las imágenes sino que lo está confirmando. Es el reconocimiento de ese poder lo que lleva a lxs iconoclastas a querer destruirlo. Lo que desvela Martín es tanto la manipulación de la imagen como la manipulación de su destrucción.

Durante la Guerra Civil se martirizaron imágenes para exorcizar el poder de las mismas en la organización de la vida cotidiana. Por un lado, yo personalmente puedo entender que hubiese mujeres que arrancasen los ojos de las imágenes de la Virgen María, llevadas por un rechazo al modelo de sumisión de “la esclava del Señor” (Lucas 1, 38). Pero por otro lado, no fue esa la única motivación. Según Manuel Delgado, antropólogo, el dispositivo simbólico católico, del cual la comunidad se había apropiado, era “una fuente de autoridad social”[1] que desafiaba la políticas burguesas liberales, de ahí el anticlericalismo de una parte de la burguesía. El mismo que se abandona una vez ésta ha conseguido posicionarse en el poder. Por tanto el gesto iconoclasta puede actuar en la desactivación de un poder y en la construcción de otro.

No es una cuestión únicamente del pasado sino que en el presente y en otro territorio, los destructores en 2015 de las ruinas de la antigua ciudad imperial de Palmira “no están en contra de las imágenes sino que prefieren la imagen del destructor de imágenes”[2]. En ningún momento defiendo la destrucción de patrimonio histórico ni tampoco a los terroristas del llamado Estado Islámico sino que remarco que éstos recurren al poder de la imagen de la destrucción. Los nichos vacíos son un icono potentísimo del nuevo dogma, al cual representan.

La destrucción literal de imágenes está en el origen del concepto de iconoclastia, ¿por qué? “Los iconoclastas afirmaban que pintar un icono de Cristo significaba abarcar la inasequible divinidad de Cristo.”[3]

Entre 725 y 843 se destruyeron casi la totalidad de iconos cristianos en el Imperio Romano de Oriente. Éstos habían heredado la eficacia jurídica y religiosa de la imagen del emperador, marchaban a la cabeza de los ejércitos, habitaban las alcobas, aparecían en los libros y también en sueños. Una de las primeras pinturas cristianas muestra a la Virgen con diadema imperial, con los ropajes y las joyas de sus funciones.

La crisis iconoclasta estalla en un contexto en el que el emperador dirige su política agraria contra los monasterios que eran grandes propietarios de tierra, grandes productores de imágenes y grandes beneficiarios de su veneración. Por tanto, ya desde sus inicios, el gesto iconoclasta combina el purismo espiritual con los conflictos políticos de poder.

¿Qué relación tiene todo esto con el arte? El icono es más que arte. Impregnado de espíritu platónico, es un instrumento de contemplación mediante el cual el alma se aleja del mundo sensible y entra en el mundo de la iluminación divina. Por esta razón Malevich colgó su Cuadrado negro en 1915 a bastante altura en un rincón de la sala de exposición que significaba que lo había colocado en el lugar reservado a los santos iconos.

Así pues, el pintor ruso rechaza la figuración pero no el poder de la imagen ya que crea un nuevo icono, que ilustra lo que se convierte en un nuevo dogma, la modernidad.

A continuación la argumentación de Martín riza el rizo, con una obra que es un gesto iconoclasta sobre otro gesto iconoclasta. La obra de Txomin Badiola, Tirada de dados (1986) es una negación del optimismo revolucionario de Malevich. El cuadrado convertido al volumen del cubo, colocado en una mesa de equilibrio inestable, revela la imposibilidad de respuestas dogmáticas o de verdades definitivas. Ni la Revolución Francesa, ni la Revolución Rusa con sus correspondientes aparatos culturales han supuesto el final de la historia.

A partir de esa obra se suceden diferentes ejemplos de construcción/ desconstrucción como es el caso del documental de Pere Portabella, Mudanza (2008). Se trata de una crítica del fetichismo relativo a determinados iconos culturales, en este caso de Federico García Lorca, a partir del registro del vaciado de muebles y objetos de su casa-museo en Huerta de San Vicente, Granada. Sin embargo, una forma de recuperar la profundidad del discurso del poeta consiste en la potencia política de su significativa ausencia. Una casa vacía es una imagen elocuente del sentimiento de las familias de los que, como él, fueron asesinados por el bando franquista. La deconstrucción de los fetiches de la cultura del entretenimiento y la construcción discurso subversivo de la casa vacía, todo en un mismo gesto.

 

mudanza-1
Fotograma del documental de Pere Portabella, Mudanza (2008)

 

A la salida de la exposición, constato la dificultad, pero no imposibilidad, de crear imágenes de resistencia. E inmediatamente me viene a la cabeza un gran desafío pendiente como es ¿qué hacer con el Valle de los Caídos? El conjunto monumental que incluye una basílica y una abadía es una cicatriz todavía sangrante en accidentada sociedad española. Fue creado en 1940 con objeto de perpetuar la memoria de los que murieron en lo que el dictador Francisco Franco consideró “nuestra gloriosa Cruzada”[4] refiriéndose a la Guerra Civil.

Sin embargo, ¿dónde queda idea de la Guerra Civil como la sublevación militar contra un gobierno democrático? Ése es el problema, que no queda. Por tanto el monumento es una ignonimia (una ofensa pública), tal como afirma la Federación Estatal de Foros por la Memoria:

“un recordatorio gigantesco del fascismo en su variante nacionalcatólica española que no es cuestionado por el Estado” …”es el único caso en Europa en el que los restos de un golpista criminal descansan, junto a los de sus víctimas, en un monumento de titularidad pública”. [5]

¿Desacralizar la basílica?¿Trasladar la orden religiosa de la abadía? ¿Desmantelar la gran cruz de piedra? Habría que abrir un debate iconoclasta para proponer nuevas imágenes simbólicas y heterodoxas del rechazo democrático a la ortodoxia franquista en el Valle de los Caídos. Sin duda un debate necesario para acompañar la reciente primera sentencia judicial (09/05/2016)[6] a favor de la exhumación de los restos de dos fusilados republicanos enterrados allí.

 

foto de Philippe Desmazes La voz de Galicia
Fotografía del Valle de los Caídos, por Philippe Desmezes para La voz de Galicia.

 

 

[1] DELGADO, Manuel: La ira sagrada. Anticlericalismo, iconoclastia y antirritualismo en la España contemporánea. Barcelona: RBA Libros, 2012. (Primera edición de Editorial Humanidades, 1992 ) Pág. 212

[2] Cita de Pedro G. Romero en MARTÍN, Carlos: Gestos Iconoclastes, Imatges Heterodoxes. Barcelona: Obra Social “La Caixa”, 2016.

[3] BESANÇON, Alain: La imagen prohibida. Una historia intelectual de la iconoclastia. Madrid: Ed. Siruela, 2003. (Original 1994). Traducción Encarna Castejón. Pág. 148

[4] Cita del Decreto fundacional del 1 de abril de 1940

[5] Cuatro décadas de ignonimia. Diario El País, 21/11/2015

[6] PÉREZ, Fernando: El Juez ordena exhumar los restos de dos fusilados del Valle de los Caídos. Diario El País, 09/05/2016

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s