El ornamento del cuerpo

¿Cómo puede la joyería contemporánea cambiar nuestra visión del mundo?

-POR ANLIS LUIK

El mundo de la joyería se basa en el lujo haciendo de la joya algo banal con un único valor monetario. La joyería contemporánea, por otra parte, rechaza los marcos establecidos por la industria para generar nuevas herramientas de crítica social.

19372143092_327873e370_o
Ana Belchí, What’s on  my table? Proyecto 365, arcilla polimérica

 

 

Hoy en día lo que se piensa al hablar de joyería es en aquellos ornamentos como pendientes o anillos que se visten en ocasiones concretas y que, por lo general, son de metales nobles como el oro o la plata. Por otra parte encontramos la orfebrería la cual imita a estas joyas de alta calidad pero con materiales más económicos.

Se ha creado una industria entorno al adorno que está dirigido a personas adineradas, de modo que el valor que reside en cada pieza se basa en el valor monetario del material. Para ello se organizan eventos como EspaiJoia en Barcelona o OroArezzo en Milán donde se promueven las marcas y la idea del desarrollo de la economía a través del intercambio comercial.

El ornamento tiene una relación muy íntima con el cuerpo ya que se encuentran en contacto directo. Estos reflejan los ideales estéticos, morales y racionales de la persona que los emplea. Entonces, los ideales que fomenta la industria son que el valor está en lo material y el valor económico, el puro consumo. Así, pues, la joya no es más que algo que complementa el cuerpo.

Sin embargo parecemos olvidar su origen. No se sabe del cierto cómo empezó la creación de adornos pero se piensa en razones como las condiciones climáticas, para protegerse de espíritus o por pudor a la hora de mostrar los genitales. Estos eran realizados con materiales pobres, según lo que la tierra de su alrededor generara. Nada que ver con esta visión comercial que hay hoy en día.

Por otra parte, encontramos movimientos más creativos dentro de la joyería contemporánea. Esta también utiliza materiales nobles pero también rescata aquello tribal de su origen. Utiliza otros materiales naturales, reutiliza, recicla y, sobretodo, promueve el discurso crítico.

Dentro de la joyería contemporánea la relación con el cuerpo es fundamental. La joya ya no es un ornamento que potencia la riqueza o el estatus social sino que se convierte en una herramienta de critica social. A la vez, esta se ve íntimamente ligada a los ideales éticos de la persona, siendo un modo de expresión. Se huye de la banalidad de la joya actual enmarcada en unos estándares limitados a formas concretas o con una única función como anillos, pendientes, collares y pulseras. Hay una nueva lectura de estos objetos concretos a la vez que se crean joyas que no son las nombradas anteriormente sino que son nuevas “estructuras” o “piezas” con relaciones totalmente diferentes con el cuerpo sobre el que se posan.

La joya transmite un mensaje hacia los otros y hacia la persona que la lleva, se convierte en un contrato con uno mismo.

Esta visión diferente de la joyería ha estado siempre presente por una necesidad tribal o incluso para sustituir la joya lujosa. Se entiende más como un modo de expresión artístico, razón por la que puede que para algunos no se considere como tal. Pero eso es solo porque parece difícil entender la joya fuera de las cuatro formas en las que se encaja su industria.

Considero que la joya no es una mera extensión del cuerpo sino una representación del mismo que a la vez lo complementa. Estas pueden sustituir una parte que falte al cuerpo, adherir una extensión ficticia, modificar su forma o su postura e incluso herirlo. Para ello se puede transformar en una mano metálica, en un punzón o en una chaqueta.

El cuerpo se desvaloriza por ser algo físico que envejece con el paso del tiempo, pero la joyería artística aporta valor y conciencia sobre este potenciándolo como herramienta crítica. Nuestro cuerpo es el medio por el que nos movemos, por el que entendemos el mundo razón por la que hay que explotarlo para encontrar soluciones a la vez que, de algún modo también es el problema.

12823046_10153958326478142_2104462217_o
Helena Puigdemont, sparkling disk, vidrio y metal

 

 

 

 

Bibliografía

Libros

FRANKL, Viktor E. Man’s Search For Meaning. 1ª ed de la editorial. Nova York: Pocket Books,1985.

ADAMS, Maia. Joyería de moda. Pasarela y alta costura.1ª ed en llengua espanyola. Blume, 2010.

Artículos

CASTRO, Edgardo. Cuerpo y subjetividad: una lectura de la obra de Michel Foucault. FaHCE [en línia]. 2012. [Consultat 22 Setembre 2015]

BLAIR, Elsa. (2010, enero-junio). La política punitiva del cuerpo: “economía del castigo” o mecánica del sufrimiento en Colombia. Estudios Políticos, 36, Instituto de Estudios Políticos, Universidad de Antioquia [en línia]. 2010, no36, pp. 39-66. [Consulta 22 Setembre 2015].

SÁ, Ana Lúcia. Polaridades expoliadoras: La escritura sobre la colonización del cuerpo. Revista de Dialectología y Tradiciones Populares [en línia]. 2012, no 1, p. 297-318. [consulta: 22 de setembre 2015].

 

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s