HIRU

Por Uxue Martinez

El proyecto que tomo como punto de partida, comienza a través de la influencia de El miedo a la libertad de Eric Fromm, donde se cuestiona la libertad del ser humano. El individuo que no apuesta por liberar su potencialidad emocional y creativa, sino que crea lazos que le proporcionan seguridad y pertenencia a algo, tales como otras personas. Esta primera propuesta reflexiona sobre la unión simbiótica entre dos personas, sin embargo su desarrollo quedó en un simple experimento social a través del movimiento. Su falta de contextualización e investigación, me llevaron a retomarlo de nuevo, buscando otra perspectiva que enriqueciese y concluyese en una nueva propuesta.

Instantánea 6 (18-01-2015 17-04)Instantánea 6 (18-01-2015 17-04)Instantánea 8 (18-01-2015 17-05)Instantánea 9 (18-01-2015 17-06)

Foto 1: Frames de primer experimento

 Instantánea 14 (18-01-2015 17-13)Instantánea 15 (18-01-2015 17-14)Instantánea 16 (18-01-2015 17-15)Instantánea 17 (18-01-2015 17-16)

Foto 2: Frames de segundo experimento

Todo cuerpo, conforma un eje central que permite equilibrar nuestra posición. En el momento en el que unen dos personas, esta matriz se desplaza al punto de cohesión. El entendimiento entre las dos personas, se evidencia en la fluidez de los movimientos, mientras que la falta de coherencia evidencia lo contrario. Todo cuerpo, conforma un eje central que permite equilibrar nuestra posición. En el momento en el que unen dos personas, esta matriz se desplaza al punto de cohesión. El entendimiento entre las dos personas, se evidencia en la fluidez de los movimientos, mientras que la falta de coherencia evidencia la no comprensión. Esto me facilitó comprender, que es necesaria una vinculación emocional fuerte para poder adaptar los cuerpos a un mismo movimiento. El interés de este ejercicio se centra en equilibrar los ritmos de las dos personas, haciendo que el punto de encuentro se sitúe en la comodidad de los dos. La necesidad de escuchar los movimientos y gestos de cada persona, me hizo recapacitar, la estrecha relación entre el lenguaje no verbal y las relaciones sociales.

La división de nuestro cuerpo en dos partes; la cabeza (nuestra capacidad intelectual) y el cuerpo (nuestra percepción emocional y sensitiva), respalda nuestra falta de coherencia en las relaciones sociales. ¿Si no somos capaces de conocer y entender nuestro cuerpo como un todo, de qué manera vamos a entender al otro? Dispositivos de construcción de realidad, como el lenguaje verbal precisamente, se han convertido en intermediarios entre las personas. El lenguaje no verbal, permite percibir una perspectiva más amplia de la comunicación entre los seres humanos, entender a los demás con mayor profundidad y en consecuencia, comprenderse mejor a uno mismo. La capacidad de leer la actitud y los pensamientos de los demás a partir de su conducta, forma parte del sistema de comunicación original de los humanos, y nuestros ancestros se sirvieron de ella antes de que el lenguaje hablado evolucionara.

Uno de los investigadores pioneros del lenguaje del cuerpo, Albert Mehrabian confirmó que el impacto de un mensaje en su oyente, reside un 7% en su componente verbal (palabras), un 38% en su componente vocal (tono de voz, la inflexión y otros sonidos), mientras que un 55% lo conforma el componente no verbal. [1]

Ray Birdwhistell, un antropólogo americano a su vez, demostró que en una conversación cara a cara, el componente verbal es inferior a un 35%, mientras que el no verbal es de un 65%. El lenguaje del cuerpo, es por lo tanto responsable entre 60-80% de nuestro discurso, y solo son necesarios 4 minutos para tener el 60-80% de la opinión acerca de la otra persona. ¿Porque no es lo que decimos? Los investigadores coinciden en que las palabras son utilizadas principalmente para transmitir información, mientras que el cuerpo se emplea para negociar actitudes interpersonales e incluso como sustituto de los mensajes verbales. Mientras el lenguaje verbal, es consciente, el cuerpo nos delata debido a su inconsciencia; es un reflejo externo de la condición emocional de la persona.

Los propios habitantes de los distintos territorios comparten un espacio intangible, que protegen constantemente. Es aquel espacio que cada uno reclama como propio que incluye el área existente en torno a sus posesiones. Cada persona cuenta con su propia burbuja de aire personal y portátil que lleva siempre consigo. Es por ello que cuanto más íntima es nuestra relación con los demás, más nos permitirán adentrarnos en sus zonas más personales. Esta esfera que cubre nuestro espacio personal, me hizo comprender que mi proyecto sería más coherente en relaciones donde el límite espacial sea mínimo, en las parejas. Para comprender en profundidad lo que comportan este tipo de relaciones, decidí investigar a través de disciplinas como la sociología y la psicología social.

Erich Fromm [2], fue un destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judío alemán plantea una nueva perspectiva de amor; el amor como arte. Su perspectiva sobre el amor, me hizo comprender, cómo el resto de teorías exponían el amor como una simple experiencia del azar, de la cual apenas se aprende. Fromm, a través de la pregunta ¿Es el amor un arte? comienza a plantear que al igual que las disciplinas artísticas, requiere de un conocimiento y esfuerzo, algo que casi nadie concibe. A su parecer, esta actitud siempre ha sido respaldada por una serie de premisas que se han combinado para dar sustento a esta concepción. Por un lado, la mayoría de la gente, piensa que el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, o en la propia capacidad de amar. Esto conlleva a una constante búsqueda de cómo lograr ser amados, o cual es el método para ser dignos de amor. Para ello, se llevan a cabo una serie de mecanismos como el intentar tener éxito a través del dinero, o la búsqueda del atractivo por medio del cuerpo o la ropa, por ejemplo. El amor según Fromm es entendido como un objeto y no una facultad. La gente piensa que amar es sencillo y lo complicado sin embargo, es encontrar aquel objeto adecuado y apropiado para amar, y ser amado por él. La sociedad contemporánea está basada en el deseo de comprar, es por ello que la felicidad del hombre moderno es la búsqueda de un premio; aquella persona atractiva disponible, dentro de los límites y valores de intercambio que puede ofrecer uno mismo.

Es por ello, que el amor maduro según Erich Fromm, obedece al principio de “Me aman porque amo” (Fromm, 2015: 61) mientras que el inmaduro dirá “Te amo porque te necesito” (ibídem: 61). La relación amorosa, no es una relación con una persona en especial de acuerdo con Fromm, sino con una actitud y una orientación del carácter que determina la relación que se tiene con una persona. Esta perspectiva, me hizo comprender, que los primeros teóricos que analizaban la naturaleza de amor, solo se centraban en comprender la existencia de las diferentes tipologías de amor, mientras que Erich Fromm, plantea una cuestión de proceso, de aprendizaje y de evolución de la concepción de amar, tomándola como una facultad que todavía no se ha desarrollado de manera correcta.

Muchas teorías del desarrollo de las relaciones [3] se basan en principios de intercambio social (por ejemplo, Adams, 19865; Homans, 1961; Berscheid, 1978 [4]). Todas ellas son teorías que se centran en el intercambio de recompensas y costes que se producen entre los participantes de una relación. A pesar de ser teorías muy diversas, todas comparten principios y suposiciones básicas.

Principio 1; El primer principio, defiende que los individuos buscan maximizar sus recompensas, minimizando sus costes en cualquier relación. Las recompensas son aquello que cada individuo considera valioso, y abarca desde lo más concreto y tangible a lo abstracto e intangible.

Principio 2; El segundo punto que comparten en común las diferentes teorías de intercambio social es que las propias relaciones son dinámicas, cambian con el tiempo. Los individuos, realizan un proceso constante y continuo de evaluación de las pérdidas y ganancias de cada uno, en lo que se refiere a los gastos, recompensas y costes. Esto conlleva a que una relación que en principio es equitativa y satisfactoria, en cuestión de tiempo puede llegar a considerarse precisamente lo contrario, esto se debe a la naturaleza cambiante de las recompensas y los costes.

Principio 3; En tercer lugar, según las investigaciones del intercambio social, el resultado de cada evaluación de coste-beneficio de la pareja determina el curso de la relación. Por ejemplo, dos extraños que se conocen en una fiesta, tras el contacto inicial evaluará los resultados inmediatos de la interacción, y una predicción sobre resultados de futuras interacciones. Si la balanza se inclina hacia deducciones positivas, será probable que continúen hacia el camino de una posible relación. En el caso contrario, se puede mantener una relación muy superficial o incluso dejar de interactuar por completo.

Principio 5; El final de estas suposiciones, concluye afirmando que las personas que se encuentran en una relación desigual con la otra persona, experimentan angustia por tratar de restablecer la equidad. Por ejemplo, en una pareja heterosexual, una mujer opina que el hombre contribuye mucho más en la relación que ella. Ella puede intentar restaurar la equidad, aumentando sus propias contribuciones o intentar colaborar más en las tareas que acostumbra a hacer él. Sin embargo, si ella misma intenta convencerse de que la equidad real existe, el malestar causado por la inequidad acabará siendo demasiado grande incrementando la posibilidad de terminar la relación.

El dinamismo y la constante evaluación de la relación, en muchas ocasiones generan una falta de entendimiento entre los sujetos, difícil de resolver. La entrevista con una terapeuta profesionalizada en parejas, me permitió comprender que el conflicto forma parte de nosotros desde el momento en el que tenemos emociones. La pareja son tres partes, dos la conforman los sujetos y una tercera el proyecto común. Esta relación es una verdadera oportunidad para la máxima exposición del ser humano, pero del mismo modo puede ser un motivo de desgate si no se toma como tal. La entrevista me ayudó a entender mi interés por el periodo de crisis en las parejas y a su vez, por los conflictos más frecuentes en este tipo de relaciones: la dependencia, los juegos de poder, la falta de empatía en contraposición el trabajo en equipo o la pareja como oportunidad de autorrealización.

HIRU es un proyecto que pretende plantear nuevas reflexiones en torno a los conflictos de pareja. Su interés reside en el planteamiento de nuevos modos de comunicación basados en el lenguaje no verbal y en el movimiento. La propuesta se centra en una pieza que permiten concienciar a la pareja de los conflictos más frecuentes en las relaciones. Son actividades lúdicas que permiten a modo de juego, comprender la responsabilidad de cada uno de los sujetos en la relación. La intención es que la propia pareja, reflexione a cerca de su posición y su modo de actuar en la relación, sin la necesidad de una tercera persona como intermediaria. Tomando como referencia la forma y función de los arneses de escalada, planteé cuatro uniones en relación a las cuatro ideas mencionadas en el apartado anterior.

Las piezas conforman una excusa para interactuar y ejecutar micro acciones en el espacio doméstico, incentivando a desarrollar acciones en pareja, en aquellas situaciones donde se acostumbra a reaccionar de manera individual.

1. Ponerse en el lugar del otro: El primer sujeto es el que toma la iniciativa, y es el de atrás quien sigue sus movimientos. Consiste en ponerse en la piel del otro, y mirar como si de sus ojos se tratara.

2. Compañerismo, reciprocidad: Esta actividad sin embargo, consiste en la reciprocidad. Un sujeto cuida y le ayuda a su pareja, recibiendo del mismo modo la reciprocidad del compañero. Los sujetos están cara a cara propiciando la mirada directa.

3. Dependencia: La dependencia es una reacción de apego que surge por la inseguridad, rol inadecuado, miedo a mostrarse o por falta de revisión del contrato común. El sujeto que está adelante, amarra sus manos a la parte trasera del arnés del compañero. Éste último, es quien a través de sus brazos, realiza todos los movimientos que el otro no puede realizar (dar de comer, cepillar los dientes etc.)

4. Lucha de poder, competición: Es la Proyección negativa que se produce sobre el otro, sin observar la responsabilidad personal. Es un fenómeno que siempre contiene una víctima y un culpable. Se basa en la estrategia de competir. Los dos, deben realizar acciones al mismo tiempo, teniendo en cuenta que la iniciativa de uno es el retroceso del otro.


1 Pease, A., y Pease, B. (2006). El lenguaje del cuerpo: Cómo interpretar a los demás a través de sus gestos. Barcelona: Editorial Amat, S.L.

2 Fromm, E. (2015). El arte de amar; Una investigación sobre la naturaleza del amor. Barcelona: Paidós.

3 Regan, P. (2011). Close relationships. Nueva York: Routledge

4 Harry, R; Arthur, A & Margaret, S. (2013). Ellen Berscheid, Elaine Hatfield, and the Emergence of Relationship Science. Perspectives in pshychological science 8(5) 558–572 [en línea]. Disponible en: http://faculty.wcas.northwestern.edu/eli-finkel/documents/096_ReisAronClarkFinkel2013_PPS.pdf [Accesado el día 16 de febrero 2015]

DSC_0003 DSC_0004

Foto 3: Packaging Hiru                                           Foto 4: Interior del Packaging

2                  4

Foto 5: Ponerse en el lugar del otro           Foto 6: Ponerse en el lugar del otro 2

6                  7

Foto 7: Reciprocidad                                 Foto 8: Reciprocidad 2

9                       11

Foto 9: Dependencia                                 Foto 10: Dependencia 2

13                     15

Foto 11: Lucha de poder                            Foto 12: Lucha de poder 2

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s