Retomando el rumbo

Por Anna Kic, Lorea Sanz, Ayla Pellicer y Aina Guirao

Dentro del actual momento de crisis, nos damos cuenta de que existen múltiples alternativas al modo de funcionamiento del sistema capitalista, regidas por valores que distan de los métodos de intercambio que tenemos interiorizados. Las posibilidades no se limitan a lo establecido por este sistema, sino que existen infinitas variantes más allá de los requisitos por los que nos movemos habitualmente.

Para poder comprender estas alternativas, es preciso hacer un pequeño inciso en las bases del sistema dominante y sus orígenes.

El trueque, entendido como el primer sistema de intercambio de objetos o servicios por otros equivalentes, ha regido la economía durante siglos. Éste modo de adquisición de bienes presentaba ciertas dificultades para determinar el valor real de cambio de cada mercancía, hecho que conllevó la aparición de múltiples formas de “mercancías-moneda” como unidad de cuenta. Aún de este modo, el sistema no acababa de funcionar correctamente, puesto que algunas de estas mercancías eran perecederas o difíciles de acumular. La solución consistió en la utilización de objetos hechos de metales preciosos como valor de cambio, derivando finalmente, y por la comodidad de sus formas, en lo que hoy entendemos como moneda. [1]

Su creación originó el sistema monetario, que en esencia seguimos manteniendo, cuya evolución ha organizado la economía tal cual la conocemos hoy en día.

La economía se define como la ciencia social encargada de estudiar el modo por el cual una sociedad es organizada para llevar a cabo las tres etapas económicas básicas: producción, distribución y consumo. Dentro de cualquier proceso de producción son necesarios los recursos naturales, por un lado, para llevar a cabo su transformación y, por el otro, la fuerza humana transformadora.

Nuestro sistema económico actual es el capitalismo, cuya base reside en el dominio de la propiedad privada sobre los medios de producción. La concepción de la propiedad privada genera dinámicas individualistas fomentando el trabajo particular. El capital se emplea con la esperanza de que la producción obtenida de esta inversión de sus frutos generando así una ganancia.  [2]

El elemento estimulador del capitalismo es la plusvalía, que se centra en la necesidad de crecimiento continuo a través de la ley de la oferta y la demanda. De no ser así, el sistema entra en crisis. Es por ello que trata de fomentar la producción en cadena como método más efectivo de trabajo, a pesar de que ello suponga favorecer un  trabajo alienante.

Este sistema, trajo consigo la división del trabajo, modificando así la vida social de las comunidades. “La crítica principal de Marx al capitalismo no es la injusticia en la distribución de la riqueza; es la perversión del trabajo en un trabajo forzado, enajenado, sin sentido, que transforma al hombre en un monstruo tullido”. [3]

Es decir, dos de las críticas fundamentales al funcionamiento del capitalismo no pasan sólo por el aspecto económico, sino por el contrario, por el aspecto humano. La primera, entender que las personas  pierden al momento de trabajar (maltratando su cuerpo y desgastando su alma). La segunda, la indicación de dominación práctica de una persona por sobre otra.

El criterio social bajo el que nos regimos, la “reproducción ampliada”, se centra en ampliar las capacidades productivas mediante la acumulación de capital. No obstante, en las sociedades pre-capitalistas, se utilizaba la noción de “reproducción simple”, donde al final del proceso las ganancias eran destinadas a restaurar lo gastado sin ir más allá de ese nivel, sin ánimo de lucro y sin avaricia alguna. En este sentido, los avances tecnológicos, en vez de contribuir a un mejoramiento de las condiciones de vida, son empleados para un mayor rendimiento productivo.

Existen muchos sistemas económicos que no necesitan del crecimiento para su supervivencia, al no poseer como objetivo la ganancia. La idea de crecimiento continuo no va al compás de las necesidades sociales reales, a diferencia de lo que el capitalismo nos ha dado a entender con la creación de la necesidad del consumo continuo. [4]

Hoy, existe la necesidad de encontrar un nuevo rumbo en las relaciones de producción, teniendo en cuenta que las fuerzas productivas materiales chocan con las relaciones de producción existentes. Este cambio solo tiene cabida por medio de una evolución social.

“Creo que estamos en un sistema mundial económico que no es bueno. En el centro de todo sistema económico debe estar el hombre, el hombre y la mujer, y todo lo demás debe estar al servicio de este hombre. Pero nosotros hemos puesto al dinero en el centro, al dios dinero. Hemos caído en un pecado de idolatría, la idolatría del dinero. La economía se mueve por el afán de tener más.” [5]

Probablemente, nuestro error recae en la concepción del dinero como el verdadero fin, cuando en realidad, simplemente es una herramienta, una herramienta mediadora pensada para facilitar un intercambio equitativo y no una meta por la que luchar.

El sistema capitalista actualmente ha superado sus dos primeras fases – la productiva y la consumista, en su sentido convencional – llegando a la fase basada en la venta de lo instantáneo y mutable: la información. Este sistema genera la ansiedad del ser humano provocada por la falta del destino, la falta de autoridad y la falta de normas. [6]

Esta ansiedad evoluciona hacia la individualización progresiva de la sociedad. El ser humano ya no es un ser social, sino un ser individual. Cada individuo arrastra el peso de las posibilidades infinitas del mundo de flujo constante. Zygmunt Bauman dice: “Depender de los propios recursos para satisfacer los propios deseos nos augura el tormento mental y la agonía de la indecisión, mientras que el peso de la responsabilidad sobre los propios hombros provoca un miedo paralizante al riesgo y al fracaso, y no da derecho a apelación ni resarcimiento.” [7]

¿Cuáles son las consecuencias de todo esto? “El derrumbe, la fragilidad, la vulnerabilidad, la transitoriedad y la precariedad de los vínculos y redes humanos.” [8] Los únicos vínculos deseados son inmediatos, instantáneos, y reemplazables, ya que el único acto que tiene algún valor y posibilidad de gratificación – el consumo – es una acción individual y subjetiva.

Hemos llegado a creer que el acto de consumir tiene la capacidad de satisfacer todas las necesidades humanas. La principal autora de la Escuela de Budapest, Agnes Heller, clasifica las necesidades en cuatro categorías: necesidades existenciales (necesidades básicas fisiológicas y de sociabilidad); necesidades alienadas (de carácter cuantitativo, como la de poder, posesión, ambición y acumulación de riqueza); necesidades no alienadas (de carácter cualitativo, como las de amor, estima, amistad, actividad cultural, de desarrollo personal).

La última categoría corresponde a las necesidades radicales, comprendida por todas aquellas que precisan la superación del sistema capitalista, lo que implica una reestructuración global de la vida cotidiana en un sistema que genera necesidades a la vez que es incapaz de satisfacerlas. [9]

Es evidente que el consumo es incapaz de satisfacer todas estas necesidades.

“Debemos cambiar de forma radical nuestro estilo de vida. […] ¿Cómo será nuestro día a día si accedemos a cambiar algunas de nuestras rutinas? ¿Cómo reducimos el impacto que provocamos sin bajar nuestro nivel de vida? Los datos muestran que los bienes materiales tienen cada vez menos que ver con el nivel de satisfacción de la población.” [10]

Ezio Manzini sugiere como una solución un modelo nuevo de servicios: los Servicios Participativos. Manzini ha estado trabajando durante más de dos décadas en el campo del diseño para la sostenibilidad con un enfoque especial en la innovación social.

Diversas actividades cotidianas pueden ser realizadas por servicios colaborativos que dependen de una interacción entre individuos. Manzini enumera diferentes tipos de servicios colaborativos, entre los cuales podemos encontrar los servicios familiares o los alojamientos en comunidad. Estos ejemplos muestran cómo “la cooperación local, la ayuda mutua y el uso compartido” [11] satisfacen al mismo tiempo tanto las necesidades alienadas relacionadas con el bienestar económico, como las no alienadas referentes al fomento de las relaciones sociales, las relaciones de cercanía y la creación de nuevos vínculos entre los individuos.

A continuación se enumeran una serie de plataformas que, movidas por el empeño en generar o rescatar nuevas relaciones socioeconómicas entre los individuos, han logrado propuestas muy interesantes.

CouchSurfing

Según las estadísticas de la plataforma CouchSurfing, una red de viaje alternativa, hoy en día más de 4.800.000 personas alrededor del mundo están dispuestas a ofrecer alojamiento gratuito. El programa se basa en la idea de prestar un espacio en casa para que otro pueda dormir durante el tiempo que se establezca, sin ningún tipo de intercambio económico de por medio, dado que la filosofía reside en la colaboración y la hospitalidad ante el viajero. Las principales bases sobre la cuales se fundamenta son la honestidad y el respeto mutuo, pues del mismo modo que el anfitrión abre las puertas de su casa a todo aquél que pueda necesitarlo, el huésped tiene el deber de respetar la integridad del lugar.

“Es un intercambio cultural, así puedes convivir con la gente del país y saber cómo vive. Es una oportunidad que no tienes si viajas con una agencia o te alojas en un hotel.” [12]

Crowdfunding

La posición del emprendedor es muy complicada si no dispone de los recursos económicos necesarios. Hasta ahora, si se requería de una financiación para sacar proyectos adelante se disponía de ciertas opciones genéricas, entre las cuales se pueden mencionar los préstamos a bancos, las subvenciones o el soporte por parte de familiares o amigos. Afortunadamente están surgiendo nuevos métodos que complementan los modelos tradicionales. El crowdfunding o micro-mecenazgo es un sistema de financiación colectiva en el cual a través de la colaboración se reúnen los recursos necesarios para dar las oportunidades que merecen todas aquellas nuevas iniciativas.

¿Cómo funcionan en general las plataformas de croudfunding? En primer lugar, el emprendedor envía su proyecto a la página web, donde se valora para su publicación. Si pasa éste primer filtro el proyecto es publicado por un tiempo determinado, que puede ser de entre 30 y 120 días. Durante este tiempo, se hace una promoción intensa, y las personas interesadas deciden si desean contribuir. Finalizado el plazo, si se ha conseguido llegar a la cifra mínima que el emprendedor necesitaba para llevarlo a cabo, este recibirá la financiación.

Éste sistema permite florecer todas aquellas ideas creativas que no encajan en los patrones requeridos por las financieras convencionales, partiendo del apoyo y la solidaridad.

Bancos del tiempo

Otra práctica que ofrece una alternativa socioeconómica muy interesante son los bancos del tiempo, que se basan en el intercambio de habilidades entre sus miembros contabilizando las horas invertidas en el servicio prestado, sin usar dinero. Los créditos de tiempo se adquieren al ofrecer tiempo y  conocimientos  a otras personas. No es necesario que el intercambio se dé entre las dos mismas personas, puesto que se trata de una bolsa de servicios, es decir, una bolsa de tiempo.

La gran ventaja que plantea es el fomento de las relaciones sociales con los habitantes del entorno cercano, generando una red de comunidad y amistades, reavivando la costumbre de ayudarse entre vecinos. Todos tenemos algo que ofrecer y la necesidad de pedir algo en algún momento.

“Hoy puedes pedir que te preparen una tortilla de patatas y mañana que te hagan el bajo de un pantalón. No hay ningún tipo de compromiso, cuando te piden un servicio puedes decir que no, pero cuando alguien viene aquí es porque sigue una filosofía que le gusta. Por tanto, es un compromiso con uno mismo”. Hoy en día “está muy arraigada la filosofía del voluntariado, que coloca a las personas en dos niveles diferentes: las personas que ayudan y las ayudadas, pero los bancos de tiempo igualan a las personas, porque todos damos y recibimos.” [13]

Tándem

El Tándem es un programa de intercambio cultural y lingüístico basado en un sistema de aprendizaje reciproco. En él, se emparejan los nativos de las lenguas que se quieren aprender, para así desarrollar habilidades culturales y lingüísticas. Los objetivos básicos de esta actividad se centran en aspectos como mejorar los conocimientos culturales, ampliar los conocimientos de la lengua y desarrollar competencias orales y escritas. La metodología tándem se basa en tres pilares pedagógicos: la reciprocidad, la autonomía y la autenticidad.

La iniciativa funciona a través de plataformas online, en las cuales los agentes interesados buscan u ofertan un idioma a través de publicaciones. Los idiomas y preferencias aparecen especificados en el anuncio. Los puntos geográficos a nivel nacional abarcan toda la península e islas, por lo que resulta sencillo especificar las preferencias para encontrar alguien con quien complementar intereses. [14]

WWOOF

WWOOF, es el nombre que se le da a un conjunto de asociaciones sin ánimo de lucro, que colaboran entre sí a nivel internacional regidos por principios democráticos. La iniciativa está encaminada a granjas que quieran aceptar ayuda voluntaria de aquellos que deseen experimentar y ayudar en el entorno rural. Esta plataforma, pretende relacionar voluntarios (wwoofers) y granjas o pobladores rurales que trabajan principalmente con métodos ecológicos y sostenibles.

La relación se plantea de un modo totalmente libre donde no existe una compensación económica  ni de otro tipo de bienes a través de una mediación de necesidades entre unos y otros, siempre dentro de un clima voluntario (y dentro de la legalidad que rige el voluntariado de cada país). Ofrece experiencias ecológicas, cobijo y manutención para los voluntarios. Este sistema de intercambio reciproco presenta la agricultura ecológica como una alternativa viable, fomentando proyectos de vida alternativos con el fin de impregnar también dicho funcionamiento en nuestra sociedad. [15]

Coworking

Estos espacios unen profesionales de diferentes sectores, autónomos, emprendedores y empresarios comparten el mismo espacio físico para trabajar en sus propios proyectos. No solo se centra en compartir gastos y romper con el aislamiento, sino que también se trata de pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a intercambiar ideas, proyectos, conocimiento, y lo más importante: están dispuestos a colaborar.

Los espacios de coworking están brotando por todo el planeta, puesto que es un movimiento global que está cambiando el modo de trabajar y la forma de interactuar en los espacios de trabajo. Son un reflejo de la aparición de nuevos modelos y nuevas expectativas en el mundo de los negocios y en la sociedad en general.

Cuando la fe mueve montañas

Hay que mencionar, que dentro del ámbito creativo también se utilizan lógicas de colaboración, como en el caso de Cuando la fe mueve montañas, proyecto presentado en la III Bienal de Lima por el artista mexicano Francis Alys. Visitando la periferia de la ciudad, frente a las monumentales dunas del desierto que la rodea, el artista concibió un basándose en un dicho bíblico para hacer trabajar su comprensión al pie de la letra y concebir la acción efectiva de mover una duna. Finalmente, no es un asunto de fe, sino de organización de trabajo humano colaborativo. Una frase del tipo la fe mueve montañas describe un reconocimiento extensivo a las dimensiones de los trabajos imposibles, tratándose de una frase de reconocimiento de un deseo común. La primera versión, la bíblica, deja la idea en suspenso, mientras que, en la segunda,  al incorporar a título entre imperativo y condicional (el “cuando”), aparecen dos cuestiones relevantes: el futuro del arte y el futuro de las movilidades sociales. Es así como se instaura una historia. [16]

La evolución social es posible si aprendemos a colaborar hacia un mismo rumbo – el futuro deseado y el futuro necesario. Como dice Manzini, “se debe actuar desde una responsabilidad no solo individual sino sobre todo social, desde una comunidad que pretenda actual a la sociedad a dialogar en una misma dirección y buscando soluciones adecuadas.” [17]

 

 

  1. http://www.enciclopediadelapolitica.org/
  2. Fundamentos de Marxismo-leninismo, manual, disponible en: http://www.vallenajerilla.com/berceo/marlen/historia.htm
  3. Erich Fromm Marx y su concepto del hombre
  4. Eduardo Garzón La lógica del sistema económico capitalista, disponible en: http://www.attac.es/2013/08/24/la-logica-del-sistema-economico-capitalista/
  5. Entrevista al Papa Francisco en La Vanguardia, 12.06.2014, disponible en: http://www.lavanguardia.com/internacional/20140612/54408951579/entrevista-papa-francisco.html
  6. Zygmunt Bauman Modernidad liquida
  7. Zygmunt Bauman Modernidad liquida
  8. Zygmunt Bauman Modernidad liquida
  9. Julio Alguacil Gómez Calidad de Vida y Praxis Urbana (capitulo: Las necesidades humanas: descender un escalón en la complejidad), disponible en: http://habitat.aq.upm.es/cvpu/acvpu_6.html
  10. François Jégou, Ezio Manzini Servicios Colaborativos. Diseño e innovación social para la sostenibilidad, disponible en: http://www.experimenta.es/noticias/servicios-participativos-colaborativos-diseno-e-innovacion-social-para-la-sostenibilidad-3711
  11. François Jégou, Ezio Manzini Servicios Colaborativos. Diseño e innovación social para la sostenibilidad
  12. Citas de participantes activos de la red (http://www.lavanguardia.com/)
  13. Cita de Mariona Salleras, responsable del banco del tiempo de Sant Martí, disponible en: http://www.lavanguardia.mobi/slowdevice/noticia/53933533287/Siete-bancos-de-tiempo-operan-en-Barcelona-para-cruzar-favores-entre-socios.html
  14. https://www.tandemexchange.com/
  15. http://www.wwoof.net/
  16. Cuando la fe mueve montañas, disponible en: http://www.francisalys.com/public/cuandolafe.html
  17. Entrevista a Ezio Manzini en Abre el Ojo, 07.01.2013, disponible en: http://abreelojo.com/noticias/entrevista-a-ezio-manzini/

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s