¿Te has sentido invisible alguna vez?

Por Lorea Sanz del Barrio

Así es como se siente él. A pesar de poseer la capacidad para cambiar nuestra realidad y generar un mayor bienestar social, sus logros, irremediablemente, no son suficientes y no será debido a una falta de recursos. La exposición Disseny per Viure, 99 progectes per al món real (Diseño para vivir, 99 proyectos para el mundo real), recoge, desde el pasado día 19 de febrero hasta el 17 de mayo en el Museo del Diseño de Barcelona, una colección que pone en diálogo diferentes maneras de enfrentarse a un proyecto en el marco de dos contextos antagónicos, el primer y el tercer mundo. Uno de los inspiradores de esta muestra es Victor Papanek, teórico del diseño y promotor de enfoques que incrementan una mayor sensibilidad hacia un ámbito social y ecológico. Gracias a referentes como él, los nuevos valores de ecosostenibilidad están cada vez más incorporados en el mundo del diseño.

Disseny per Viure tiene lugar en un espacio tenue y amplio, en el cual una serie de altares se alzan disimuladamente para mostrarnos aquellos elementos que tienen como objetivo facilitarnos la vida diaria. La relación entre los seis diferentes ámbitos que la exposición abarca (diseño para conectar; diseño para educar; diseño para curar; diseño para proteger; diseño y accesibilidad; diseño y sostenibilidad) se establece por medio de unas estilizadas líneas de diversos colores que nos guían a lo largo del recorrido. Un ligero sonido intermitente, procedente del fondo de la sala, acompaña nuestros pasos. El propósito de la muestra consiste en dar visibilidad al papel que el diseño desempeña en nuestras vidas, cuestionarnos cuál es su rol desde el nacimiento hasta la muerte. Ver dónde el diseño, de modo discreto y sutil, es capaz de cambiar el mundo.

En este sentido, dicha disciplina se halla presente en el mundo aunque pasa desapercibida ante miradas poco agradecidas bajo sus logros o hallazgos. A pesar de que hay que recordar que somos beneficiarios de sus éxitos y víctimas de sus errores. Hablando de errores, a pesar de que el diseño es una herramienta pensada para facilitar el día a día, en ocasiones también es el culpable de que uno se sienta desorientado y sea incapaz de seguir un rumbo claro y preestablecido. Qué paradoja que justo una exposición sobre el buen diseño no cumpla con esta idea. Un lugar demasiado repensado, donde no se sabe cuál es el principio y cuál es el final del recorrido. Así, entre el público, miradas ajenas se hablan buscando complicidad a la hora de encontrar un rumbo, preguntándose cuál es el siguiente paso o que dirección se debe seguir para visitar la muestra. En la mayoría de los casos, el trayecto finaliza con un colorido dialogo entre líneas cruzadas que acaba rodeándote por completo, en otros, no obstante, te evade del entorno.

Retomando el contenido, dentro de este espacio de líneas entrecruzadas, encontramos resoluciones completamente diferentes, un lugar donde conviven artesanía y soluciones que dan respuesta a zonas con recursos limitados, hasta una compleja tecnología digital, abarcando así diversas alternativas que proporcionan soluciones a problemas socio-culturales y problemas vitales. Cabe destacar la zona de pruebas situada al fondo de la sala dedicada a la interacción con los diseños que la misma exposición nos ofrece. Es aquí donde el proyecto toma vida, es su interacción con el usuario.

Finalmente, para dar mayor constancia de la importancia que el papel del diseño desempeña hoy más que nunca, encontramos un claro ejemplo con el proyecto Mine Kafon (Detonador de minas), creado por Massoud Hassani y Mahmud Hassari en el 2011. Este proyecto consiste en una bola la de la cual unas ramas de bambú con pies circulares sobresalen en todas direcciones creando una esfera. Como el título informa, se trata de un detonador de minas el cual, mediante su paso por el campo, activa los dispositivos limpiando de minas los campos y salvando así numerosas vidas.

Mine Kafon
Massoud Hassani y Mahmud Hassari , Mine Kafon, 2011

Pese a la falta de reconocimiento del papel del diseño y de su escasa visibilidad, esta exposición no sólo se sentía invisible en el ojo de la ciudad, sino también vacío en su interior por una falta de reconocimiento de sus logros y méritos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s